Tel: 02-5824641
Fax: 02-5825542
Search:
  Uman-Videos
 
  foro
 

CONSEJO-dinero y sustento

 29) Aquel que roba terminará sujeto a toda clase de tentaciones sexuales (Ibid.).
 


Lectura del 2 de Elul del Kitzur Likutey Moharan


ikutey moharan I 37-38

2. Si la persona no se santifica y corre detrás de los bajos deseos y de los excesos en aras de obtener riquezas, malgastando su vida para dejarles una herencia a sus hijos - cuando finalmente les lega esos bienes, es como alguien que se ha ensuciado y que toma más basura y cubre con ella la suciedad que ya tiene, como se explica con más detalle en esta lección del Likutey Moharán. Incluso si desea dejarles el mérito de sus buenas acciones, ello tampoco es totalmente correcto. Los Tzadikim perfectos no eligen ninguna de esas cosas en absoluto, sino más bien sólo cumplir con la voluntad de Dios.


 

38

 

1. A veces la luz del Tzadik llega a ser tan intensa que es imposible que una persona de pequeña estatura espiritual pueda recibirla en el propio lugar del Tzadik, debido a la sobreabundancia de luz que allí existe. Por lo tanto, ese gran Tzadik se ve compelido a descender y a subordinarse ante esa persona e ir hacia ella para que la luz disminuya un poco y pueda ser recibida. Y ello es similar a lo que encontramos en el Talmud: “En el lugar de Su grandeza, allí encontrarás Su humildad” (Meguilá 31a).

 

2. Lo más importante que debe hacer el Tzadik para iluminar a sus discípulos es expandir sus mentes y llevarlos de la conciencia restringida a la conciencia expandida. A veces lo logra mediante un “rostro radiante”, reconfortándolos y mostrándoles un aspecto cálido. Si sus discípulos no pueden recibir la luz de esa manera deberá irradiárselas mediante el sufrimiento. En otras palabras, deberá reprenderlos y humillarlos para anularlos, para que así puedan recibir su luz, como en la frase, “Si la madera no se enciende, es necesario atizarla” (Zohar III, 168).

 

 

3. A veces el Tzadik se ve compelido a descender y a anular en algo su grandeza, con la finalidad de que la persona de pequeña estatura espiritual pueda recibir de él, pero ello es sólo una medida temporal, pues luego retorna a su nivel. Pero al descender temporalmente, el Tzadik rectifica y eleva completamente a esa persona. Hay muchos aspectos y clases diferentes de deficiencias y muchas variaciones en la forma en la que la persona grande se subordina a la pequeña para permitirle recibir su luz. Porque a veces el acto de disminuirse no es más que un pequeño gesto, mientras que otras la persona grande debe de hecho movilizarse y viajar hacia la persona pequeña. Todo depende de los detalles particulares de la situación.


 Tzadik - Su Nacimiento, Residencias y Viajes

9 (112). Luego de esto llegó a Medvedevka, donde varios jóvenes de los pueblos de los alrededores instituyeron un fondo para darle un rendel por semana. El Rebe vivió en Medvedevka relativamente tranquilo y en paz, y comenzó a atraer seguidores. El número crecía día a día y la gente de las localidades vecinas comenzó a acercársele. Al poco tiempo la gente viajaba casi doscientos kilómetros para visitarlo, pues la gente de Dashev comenzó a seguirlo desde la época en que él estuvo viviendo allí.[5]

 Todo aquel que se le acercaba se sentía imbuido del temor al Cielo. El Rebe era capaz de alejar a la gente de la transgresión y de acercarla a Dios con gran devoción. El Rebe encontró también una cierta oposición en Medvedevka, pero todos sus enemigos cayeron ante él. Hubo algunos incidentes con los rabinos del lugar, pero no tengo en claro los detalles.

La Torá del Rebe - Shoftim

 17:18 “Y será que cuando se siente sobre el trono de su reino, escribirá para sí una copia de esta Torá en un libro, del ejemplar que estuviere delante de los Cohanim y los Levitas”.

Escribirá para sí una copia de esta Torá en un libro

La Torá es el mejor consejo; su consejo nos muestra cómo superar nuestros deseos materiales para ganarnos la vida en el Mundo que Viene. Cada persona debe escribir para sí un rollo de Torá, para tener a mano su consejo, en todo momento. El rey judío tiene la obligación de escribir un rollo extra de Torá, pues como líder de la nación, necesita muchos más buenos consejos para fortalecer su autoridad.

Aquel que, al pecar, daña el consejo de la Torá, permite que el reino del mal lo venza. Le ha entregado el poder de consejo de la Torá a “otra” autoridad que controla ahora sus acciones. Por lo tanto necesitamos mantener a mano nuestro rollo de Torá, para hacernos recordar la autoridad de la Torá Likutey Halajot IV, p. 268).

jasidismobreslov@gruposyahoo.com.ar

 


 
בניית אתרים - סייטד
© Breslov Research Institute· All Rights Reserved